VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Monday, March 20, 2006

Viajar escribiendo

Detesto viajar por el simple hecho de que todos los medios de transporte existentes me resultan incómodos. La carretera a partir de los quince kilómetros de trayecto me marea en todo tipo de vehículo. El tren me aburre por lo mucho que tarda y además no existe línea férrea a todos lo sitios. El avión es un agobio. El barco me causa un mareo todavía peor que en el coche y tampoco sirve para ir a todos los sitios.

Tampoco siento la necesidad de viajar. Ahora está muy de moda y si no vas de vacaciones te consideran una especie de paleta pero a mi no me importa la moda. Simplemente hago siempre que puedo lo que me gusta. No me gusta viajar y no viajo si lo puedo evitar. Lo mismo que no me gusta la bebida alcohólica y no la tomo o no me gusta la merluza y no la como.

En cambio me encanta viajar escribiendo. Cuando situo la trama de mis relatos en una ciudad que no conozco me divierto muchísimo. Con unos cuantos datos que busco en Internet ya tengo suficiente para hacer la ambientación dejando volar mi imaginación hasta el infinito. Es una sensación de libertad adorable. No tienes que comprar billetes, sufrir el overbooking, los retrasos, ni padecer los mareos.

No sé por qué te cuento hoy esto, querido mío, quiza sea porque ayer tuve que hacer uno de esos viajes forzosos que detesto.