NOVEDADES

Monday, March 13, 2006

El insulto del desprecio

Querido diario:

Hay días en los que vuelvo a sentir la misma decepción que sentía cuando empece a escribir. Tengo una sensación de fracaso agobiante. Es que soy una mala perdedora, lo sé. Me hunde cada puerta que me cierran. Me produce una sensación de rechazo que no puedo asumir, eso que a estas alturas de mis decepciones ya no espero nada de nadie. Mi vida es un rosario de noes recibidos incluso antes de preguntar si había sitio para mi. Ni siquiera me atrevo a pedir algo que deseo. Es como si me vencieran hasta el punto de hacerme creer que no tengo derecho a una sola puerta abierta a la esperanza.

Pero de todas y cada una de las puertas que me han cerrado he aprendido una lección. De esta última puerta también. Nunca más le voy a permitir a nadie el insulto del desprecio. No van a tener esa oportunidad.