NOVEDADES

Friday, March 17, 2006

Un nuevo relato

Querido diario:

Ayer inicie mi nuevo relato. Escribi unas tres hojas por los dos lados. Lo releí antes de acostarme y me convenció bastante. Vuelvo a mis características literarias de siempre: dobles personajes, humor, misterio y ubicación en el extranjero de la trama mezclando gentes de aquí y allá en una alianza de civilizaciones que ya le gustaría al señor Zapatero que su ministro de Asuntos Exteriores tuviera mi habilidad en la mezcla de culturas sin que estallen conflictos.

Sobre un papel todo es posible. Simplemente lo imaginas y lo vas relatando en un juego de palabras con los personajes que muchas veces acabas queriendo como la anciana que adora a su gatito que la acompaña en sus soledades forzosas. Yo de alguno de mis personajes me enamoro. Me gustaría darles un soplo de vida mortal para abrazarlos por lo mucho que me reconfortan. En general son muy diferentes a mi. Ellos viajan mucho o viven en países en los que yo nunca he estado. A mi no me gusta viajar.

Pero si me encontraran algunos no serían muy generosos en abrazos, más bien me criticarían sin mucha piedad por volverlos un poco locos a avatares que le voy deparando en ese juego de palabras de mi yo con ellos y de sus yos conmigo. Durante todo el relato nos echamos un pulso mutuo. Yo quiero llevar la historia a un puerto y ellos me arrastran en una corriente de libertad hacía la mar más brava donde reina la rebeldía de las olas.

En Reporteras, el relato que inicie ayer, volvi a experimentar este pulso al que estoy acostumbrada. Puese a mis dos chicas en San Cristobal de las Casas para entrevistar al subcomandante Marcos y ¡Dios mío! por donde están tirando del argumento... En fin, querido diario, por hoy ya no te cuento más.