NOVEDADES

Friday, May 30, 2008

Dulcinea y don Quijote: amores

 Querido diario:
 
 Estos días han sido... En fin, mejor no comentar. Prefiero olvidarme de todo menos de esto que es una irrealidad que prefiero a alguna realidad que me agobia. El mundo irreal siempre ha sido una alternativa muy placentera para mí. Por eso me encanta Internet. En la Red puedo ser todo lo que no soy en la realidad y puedo hacer lo que jamás me atrevería a llevar a la práctica. Si escribiera mis memorias verdaderas de todo lo que hice en estos años a través de Internet, muchos se desmayarían. ¿Y qué dirían los que me conocen sin conocerme? Dirían que es imposible que yo, ésa que siempre desprecian, haya hecho tantas trastadas.
 
 Ayer me encontré con mi blog censurado por blogger reestablecido. ¡A buena hora! Se ve que pasadas las elecciones los señoritos del PP no se ofenden porque me haya atrevido a zarandearlos un poco. Hubiera hecho lo mismo con los del PSOE, que tampoco son mis santos de devoción precisamente, pero no vendía.
 
 ¿Santos de devoción? ¿He escrito santos de devoción? ¿Qué demonios es eso? Yo no siento devoción por nadie porque sé que nadie siente devoción por mí. Soy una paria y lo asumo.
 
 
$$$$$$$$$$$
 
Dulcinea abandonada
se lanza a un castillo
donde habita el oro
con plata en la mesilla.
 
Subida al candelabro
asiste a una misa
con los oídos dudando
lo que oyen los sentidos.
 
No es cierto el amor
por mucho que lo afirmen
en Sagradas Escrituras
y en papiros manidos.
 
Dulcinea desconfía
de certezas que le dicen,
desconfía hasta de ella
y piensa si ella existe.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.