VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Wednesday, May 07, 2008

Dulcinea y don Quijote: amores

 Querido diario:
 
 Una de mis características más sobresalientes es la sospecha continua. No creo en nada. Lo reconozco. Incluso a las existencias en las que creo les pongo peros. Me parece imposible que algo bueno, algo positivo pueda ser para mí. Mi destino, estoy convencida, es la desilusión, el arrepentirme de creer, el llegar a la conclusión, una y otra vez, que nada humano vale la pena.
 
 En todo caso, ¿para qué voy a creer en los demás si he comprobado mil veces que los demás no creen en mí? Yo soy la que sobra, la paria, la que está de más en todos los sitios. Por eso escribo: para envenenarme con mi propio veneno, para escapar de una existencia que no merece la pena, para, por unos minutos, crear lo que no existe.
 
 Algunas veces pienso lo qué habría sido mi vida de no haber caído en la desilusión hace años. Seguramente sería algo tan vulgar como las miles de vulgaridades que me cruzo por la calle y que tienen una felicidad cotidiana que yo nunca alcancé. Son personas importantes para alguien, que las aprecia alguien. A mí me detesta todo el mundo. Si aparece alguien deslumbrado, no tarda en encontrar mis demonios, mi carácter siempre a flor de piel, mis frustraciones, y escapa aterrorizado. No sé dónde habrá leído la gente que los poetas somos gente feliz. Alguno habrá feliz, pero desde luego no soy yo. En todo caso, yo soy poeta a mi pesar. De no haberseme torcido el camino en su día, jamás de los jamases escribiría otra cosa que no fueran las poesías de Navidad que escribía cuando el futuro era una esperanza ilusionante para mí. Sí, ¡qué tiempos aquellos en los que yo también creía en la esperanza!
 
 
$$$$$$$$$
 
Anda Dulcinea batallando
con un molino que se niega
a moler con la música el viento
y ella insiste en la faena.
 
De harina hago trigo
y de trigo un plumero,
del plumero saco un gallo
y del gallo una liebre.
 
Don quijote a caballo
cruza Castilla en un sueño.
No hay frontera que lo pare
ni una aduana lo detiene.
Dulcinea está cantando
y él corre para verla.
 
De harina hago trigo
y de trigo un sombrero,
del sombrero una corona
y de la corona un reino.



Yahoo! Solidario.
Intercambia los objetos que ya no necesitas y ayuda a mantener un entorno más ecológico.