VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Tuesday, December 18, 2007

Relato: Alfredo y Elisa se casan, 2

 En Fin de Año el escenario es más propicio para la petición de mano. Los hijos de Elisa, chico y chica, son jóvenes educados. Han sufrido mucho. Los pobres tienen un padre biológico que no los merece.
 
 -¿Más vino, Alfredo? -le ofrece el chico.
 -Otra copita.
 
 Elisa también repite. La hija, en cambio, continua aferrada a los zumos de naranja.
 
 -¿Vais a casaros?- pregunta la adolescente-. Veo que mamá lleva una sortija nueva.
 
 Se ríen emocionados. Aquel es el momento. Alfredo se tira de rodillas al suelo, toma la mano derecha de su novia, besa la sortija y le pide matrimonio a Elisa.
 
 -Concédeme el honor de ser tu esposo para toda la vida.
 
 Los hijos aplauden tanto que Alfredo no está seguro de haber oído un sí en los labios de Elisa. Es igual. Sus bellísimos ojos café con leche dicen sí. ¡Sí!
 
 -En mayo nos casamos, Elisa. Tus hijos serán nuestros padrinos.
 -Yo creo que mamá también se tiene que arrodillar -opina la hija-. Arrodillate, mamá, y besa a tu novio. La gente está diciendo que Alfredo es machista.
 
 Elisa no puede permitir tal cosa. Su novio es un hombre feminista. Se arrodilla, sin que sus rodillas protesten por la genuflexión completa, y besa a Alfredo.
 
 -¿Qué están haciendo, señores? -pregunta un camarero.
 -Declarándonos, señor -explica Alfredo-. Acabamos de pedirnos las manos para mayo. En mayo nos casamos.
 -¿Quieren que anunciemos su compromiso por megafonía? Es una costumbre de la casa.
 -No, por favor... -dijo Alfredo-. Yo soy tímido.
 
 Alfredo se levanta haciendo un esfuerzo, después tira de Elisa.
 
 -Déjelo así.
 -Como quiera, señor.
 
 El camarero se aleja con una fuente de pescado frito. El restaurante está de bote en bote, pero ningún cliente es tan simpático como don Alfredo. Un buen hombre, sí señor. Al camarero no le importaría tenerlo de padrastro.
 
 Los futuros hijastros de Alfredo empiezan a enterarse de la joya que entra en su familia.
 
 -Iréis a estudiar a Georgetown, como el Príncipe de Asturias. Yo pago vuestros estudios.
 -¿Me comprarás un coche, Alfredo? -pregunta la hija de Elisa-. Mamá no quiere comprármelo.
 -Yo pago ese coche.
 -A mí me vendría mejor una moto -dice el hijo de la prometida.
 -No se hable más. Yo pago esa moto.
 -¿A dónde vamos ir de vacaciones? -pregunta la chica-. París es una ciudad bonita, pero las Bermudas están mejor para el verano.
 -Allí iremos.
 -¿Nos llevarás a esquiar? -sigue preguntando la hija de Elisa.
 -Iremos siempre que haya nieve.
 
 Elisa besa el anillo de compromiso. En tres meses pasó de estar casada con un maltratador a estar prometida con el Rey Midas de La Coruña. El divorcio le abrió la puerta de la felicidad.



¿Chef por primera vez? - Sé un mejor Cocinillas.
Entra en Yahoo! Respuestas.