NOVEDADES

Tuesday, December 11, 2007

Navidad 2007

Querido diario:
 
Mi nuevo proyecto va viento en popa a toda vela. Ni yo misma me lo creo. Cuando les diga que soy yo la que está detrás del invento se van a morir. Alguna alegría tiene que haber en la casa del pobre, aunque sólo sea comprobar que pataleamos mejor que nadie; desde luego, mucho mejor que esos niños del enchufe, esos que me están quitando mi sitio, esos que están cobrando el sueldo que yo merezco, esos que tiene la culpa de que mi vida sea una "larga noche de piedra" como decía Celso Emilio Ferreiro.
 
Cuando mejor escribo es cuando el cabreo me corroe las entrañas. Yo escribo con las vísceras en la boca. Mi literatura es el grito del naufragio, la última tabla de mis naves hundidas. Si la vida me hubiera sonreído no existiría Yolanda Smith ni otros cuantos nicks detrás de los que me escondo y ya se han convertido en más míos que el nombre de la pila bautismal. El nombre del bautizo es el cuño del fracaso. Me bautizaron mal, como a muchos. Faltaron los padrinos, esos que te abren las puertas, que te enchufan al trabajo que mereces.
 
Y que nadie me hable del esfuerzo, de las buenas notas, de los títulos universitarios, de los currículums que dicen que hay que mandar a la empresa de turno. Es una mentira, una trampa. Aquí todos sabemos que los buenos trabajos se consiguen con enchufe, por ser el hijo de, el hermano de, el amigo de, o el que se arrodilla ante el poderoso de turno llevándole el gallo por Navidad.
 
Que no se quejen cuando les diga que soy yo, Yolanda Smith, la que está detrás del invento. La necesidad me aprieta como un cuchillo en el pecho. Por eso lo hago. Por eso no me gustaría tener que hacerlo.
 
Que no se quejen, como tampoco yo me quejaré porque de antemano sé que haga lo que haga puede que nunca consiga vivir dignamente. Puede que Dios me haya condenado a vivir en esta vergüenza y que todos los necios se hayan conjurado contra mí.
 
 
----------------------------
----------------------------
 
Triunfa un papá Noel
sobrado de kilos,
gordo de vejez,
bonachón de risa,
regalando miel.
 
Asoma su barba
como un dios de a pie
dando caramelos
gratis por doquier.
 
Los niños lo miran
sin creer que él
pueda hacer milagros
de dar y tener.



¿Chef por primera vez? - Sé un mejor Cocinillas.
Entra en Yahoo! Respuestas.