VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Wednesday, December 27, 2006

Relato: Una casa en paz

 Doña Antonia se sienta en su sillón desde donde divisa la calle empedrada por la que no pasa un alma. Es Nochebuena. En la televisión aparece el Rey con un discurso idéntico al de todos los años. Doña Antonia le quita el sonido al televisor. Ahora oye las conversaciones de los vecinos que se cuelan por los tabiques.
 
 En el primero hay un marroquí que recibe la visita del único hermano que tiene. Doña Antonia cruza los dedos deseando que no terminen a tortas. También los cruza por los vecinos del 3ºA. Un hombre grita que nunca más vuelve a aquella casa. Doña Antonia oye una voz femenina diciendo no sé qué de un malentendido con una sobrina.
 
 El peor rollito ocurre en el quinto. ¡Menudo momento han elegido para divorciarse! Cosa de cuernos. La vecina se queda con el amigo de la familia y echa al marido por ese mundo de Dios acusándolo de maltrato psicológico. Los hijos adolescentes no dicen nada. Deben estar jugando con la play station.
 
 Las del 3ºB también discuten. Hablan de herencias. Poco tienen para repartir pero les llega para una pelea con palabras feas que no debería oír la niña de la hermana divorciada que ha regresado a la casa de la madre. Menos mal que hace un mes se caso la segunda hija con un hombre bastante mayor y bastante rico.
 
 En el piso de alado dan palmas. Bailan todos menos un cuñado. Dicen que duerme después de comer porque es andaluz de Siberia.
 
 Arriba hay un colombiano enganchado al teléfono. doña Antonia cree que es uno de los perjudicados por Air Madrid. Como siga más tiempo hablando con Bogotá va a gastar más que en un billete de avión.
 
 Quienes hablan de dinero son los chinos del bajo. Están repartiendo los gastos de la cena.
 
 Así se debe hacer. Cada uno que pague lo que coma y todos felices.
 
 Llaman a la puerta. Doña Antonia espera encontrar a un invitado equivocado de casa pero no. Se trata de un grupo de jóvenes bien vestidos que dicen ser de una ONG muy cristiana. Vienen a felicitarle las fiestas.
 
 -¿Quién os digo que vivo sola?
 -El cura.
 -Decidle al cura que no me vuelvo a confesar. Ya me confesará Dios cuando llegue arriba.
 -Pero señora...
 
 Doña Antonia cierra la puerta. Se le ocurre una idea y vuelve a abrir.
 
 -Id a las otras casas a predicar el Evangelio. Hay mucha guerra.
 -¿En Irak?
 -No, filliño, en las casas que reunen a las familias. Mi casa es la única donde hay paz.



LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com