NOVEDADES

Wednesday, January 09, 2008

Relato: Postales cruzadas

Catorce hijos. No puede ser. Marta vuelve a contar a sus sobrinos. Sí, son catorce los hijos que tiene su hermana Rosa. Marta amplía el zoom de la fotografía hasta cubrir la pantalla de su portátil. ¡Menudo familión!

Los varones llevan corbata como si fueran príncipes en una recepción oficial. A Marta le parece un atuendo absurdo para niños pequeños. Las niñas, con sus vestidos de fiesta, tampoco van bien vestidas. ¿Y qué decir de su hermana? Mírala, parece una matriarca prematura. Su cuñado conserva la cara de tipo bonachón que tanto le gustaba a sus padres, pero el pelo le escasea.

-¿Es la postal de tu hermana? -le pregunta Manu.

Marta apaga el ordenador. Su último ligue no entendería la familia numerosísima de Rosa.

-¿Por qué no viene nunca a casa? Me gustaría conocerla, amor.
-No cabería en casa.
-¿Es gorda?

Marta lo empuja hasta el tresillo, lo besa y se deja besar. ¿Es ésto la felicidad? Manu la abraza, desliza la mano derecha por su cuerpo desnudo. Marta se deja llevar por la pasión y se olvida de su pregunta: ¿es feliz?

Rosa discute con su hija mayor. La niña sale rebelde. No hay nada que hacer, es la voluntad de Dios.

-Voy a vivir con Toño, mamá. Puedes ir diciéndoselo al viejo.
-¿Qué maneras son esas de hablar, hija?
-Papá es un viejo. No me entiende.
-Y tú no lo entiendes a él.
-No os entiendo a los dos. Catorce hijos, misas todos los domingos, catequesis, una casa de locos,... Estoy harta.
-Hablas como tu tía Marta.
-La tía es muy maja. ¿Sabes que me dijeron? Que practica el poliamor.

Rosa pone cara de no entender. Su hija le explica lo que es el poliamor: una pareja en trio o cuarteto. Marta vive en trío.

-Son dos mujeres y un hombre, pero al principio de la relación eran cinco mujeres y un hombre.
-¿Estás segura? ¿Quién te lo contó?
-Una de mis amigas es vecina de la tía Marta. La tía le presentó a los miembros de su pareja múltiple. ¿Me dejas ir a vivir con Toño?

No la deja. Ana tiene diecisiete años. Rosa reza para que su hija se descapriche del noviete que conoció en un botellódromo. Quiere que se case como Dios manda.

-¿Viste la postal que nos envió tu hermana Marta? -le pregunta su marido-. La rompí.
-¿Tan mala era?
-Estaba desnuda en una playa entre un hombre y una mujer también desnudos.
-Practica el poliamor.
-¿Tríos?
-¿Cómo sabes lo que es el poliamor?

Antonio se hace el dormido. No quiere contarle a Rosa que en su oficina lo practica el hijo de su socio.

-Despierta, Antonio. ¿Cómo sabes lo de los tríos?
-Lo leí en el periódico.

Rosa suspira aliviada. Antonio le es fiel.