NOVEDADES

Monday, March 26, 2007

El despertar de Eva

Querido diario:

El cambio de hora está acabando conmigo. Cambié el reloj del siglo XXII y dejé el del siglo XXI con la hora antigua. Así estoy hoy: por los suelos arrastrando mi pobre cuerpecillo.

¿Por qué los políticos se empeñaran siempre en hacernos la vida imposible? Yo estaría muy bien con una hora fija todo el años, todos los siglos y para toda mi vida. ¿Qué no ahorraría energía? ¿Y ellos que saben? Cuando llegara la noche, apagaría la luz y me iría a dormir aunque no tuviera sueño. Si no dormía meditaba, cosa que se me da muy bien por mis genes filosóficos, que no sé de quien heredé, pero tengo. Sería feliz. A mí me hace feliz ahorrar lo que sea, no por el medio ambiente o el cambio climático, que también, sino por no hacer más ricos a los de las eléctricas.

Odio a los ricos. No, como todo el mundo no, como yo sé odiar: minimizando mi consumo. Con mi dinero no comprarán yates, ni coches de lujo, ni les pagarán la cirugía estética a sus amantes.

---------------------------
---------------------------


Sigues atado al café líquido
no lo saltas a mañana partida
lo tomas tras comida opípara
retomas la taza a las cinco.

Me invitas a café todos los días
me envías un avión de golondrina
me lanzas un cable teledirigido
me acercas un coche de niño.

Añoro el café que compartimos
un pie en la escalerilla descalzo
el otro pie se niega a seguirlo
la añoranza no vence rencor mío.

Ahora es no, Adán mío querido,
tuviste el sí en días antiguos
un sí que yo nunca había dicho
tu no segó mi sí del paraíso.