VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Thursday, February 19, 2009

Amando en verso

 
Nunca fue tan grande el ridículo
como las ganas de juventud.
el turbante la pone en catorce,
las gafas de incógnito,
las botas de horror,
unas medias enredan sus piernas
con moda previa a la Transición,
los anillos le pueblan las manos,
las uñas pinchan la pintura roja,
una cana flota en el tinte negro,
las raíces piden más peluquería.
Cierra la sonrisa como el carné
que esconde la fecha de inicio
y clava un par de tacones
en la misma acera
de antes de ser
la joven más vieja,
la vieja que es.
 
 
 
 
 
Querido diario:
 
El orden de factores no altera el producto y así es también en este blog mío, tan mío como otros que no cito y que también existen. Debería un día contar mis memorias sobre las andanzas que me doy por Internet para horrorizar al personal. Es una pena que no las pueda contar gratis. Una necesita comer, vestirse, pagar recibos, sobrevivir en definitiva.
 
Sobrevivir... esa es mi meta inmediata. El camino está lleno de zancadillas de esos que en vez de dedicarse a vivir y dejar vivir se dedican a hacer la tarea del perro del hortelano. ¿Por qué no se meterán en sus vidas y dejarán en paz a los demás? No les entra en la cabeza mi filosofía personal y a mí no me entra en la cabeza su filosofía de destrucción.
 
Hay que construir hasta desde la miseria, hacer un jardín en el desierto, embellecer la casa más triste, tirar para adelante. Es lo que yo intento hacer. Mi obra literaria es eso: un jardín en medio de la nada cultivado sólo con mis manos, sin azadas, sin arados, sin tractores, sin ayuda. Escribo para sobrevivir en un entorno hostil que me agobia.