VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Tuesday, August 05, 2008

Amando en verso

Querido diario.
 
Hace tiempo que no me pasó por aquí. Ya sabes que escribir gratis no es lo mío. La publicidad de este blog, y la de otros cuantos que tengo, no me proporciona los ingresos que debería proporcionarme y yo no puedo permitirme el lujo de escribir gratis. Necesito el dinero tanto como el oxígeno, por mucho que algunos piensen que soy una especie de millonaria chalada que se dedica a esto por placer. Placer sí, pero si puedo sacar unos eurillos, Dios sabe que los necesito más que muchos de esos aplausos que algunos me dedican y que no me creo lo más mínimo. Cuando te aplauden debes desconfiar de los que te aplauden. Es muy probable que con el tiempo acaben convirtiéndose en tus peores detractores.
 
La desconfianza es la mejor virtud que puede tener una persona. Yo siempre acabo lamentando no haber desconfiado más. Mi destino debe ser la continua desilusión con los que se me acercan. Todos me defraudan.
 
Por eso soy como soy: una trilera de la Red. Internet es para mí como un campo en el que puedes entrar sin llegar a ninguna parte, es un camino sin fin. Te dicen las mismas barbaridades que te dicen en la vida real, pero al menos no ves la cara del que te la dice, no lees en su mirada el desprecio con el que pronuncian el "aquí hay gente para todo" o "tú sobras" o "no haces falta".
 
Lo que más gracia me hace es que me consideren millonaria. Yo no necesito nada. ¡Qué imbéciles! ¿De verdad creen que quien lleva años intentando dar un pelotazo en la Red para salir de la pobreza no necesita nada?... Y los peores son los meapilas. Muy de derechas y muy santilorios, pero a la hora de ayudarte no es que te cierren las puertas, literalmente levantan una muralla china a su alrededor porque temen más por sus riquezas que yo temo la nada que me acompaña. Eso sí, son muy cristianos, muy católicos. Me dan asco. Mucho más asco que me causan los progres.  Por lo menos un progre no dice que ayuda a los demás o que reza por ti. Esos rezos bien los pueden meter en el culo. Yo necesito dinero, ingresos, no oraciones de los dioseros de turno.
 
$$$$$$$$$
 
 
No, no quiero saberlo,
ni cruzar los puentes
hacia otra estrella.

Me quedo en el río
con el agua al cuello,
collares de algas,
anillos de peces.

Nado alejándome
del hombre que pesca
y voy hacia brazos
vegetales verdes.

Un pino me abraza
como un arquitecto,
desliza mis dedos
hacia su madera.

No sé si lo escribo
o sólo lo pienso
o tal vez deliro
o quizá lo sueño.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.