NOVEDADES

Wednesday, June 11, 2008

Don Quijote y Dulcinea: amores

 Querido diario:
 
 Lo que más me fastidia es que se aprovechen de la gente. A veces me da la impresión de que me toman por tonta. Ayer me di una caminata para nada, igual que la semana pasada y seguro que no será la última vez. Si el que me llamó para un trabajo inexistente fuera un pobrecito, se lo perdonaba, pero está forrado. Todos están forrados. Yo tengo la mala suerte de verme rodeada de gente a la que le brilla la fortuna. Es agobiante.
 
 El dinero. Ese es mi problema y mi pesadilla. Vendería mi alma al diablo por tener ese problema resuelto para el resto de mis días. Lo malo es que no encuentro en mi camino a la persona justa, a la persona que esté dispuesta a comprar mi ingenio para lo que sea, a ese "padrino" que busco desesperadamente. Yo necesito un don Corleone, alguien con poder que apueste por mí. Y que conste que sé lo que estoy diciendo y también sé que no lo diría hace diez años, pero ahora sí, ahora me he tirado al monte porque es allí, en el monte, es donde me ha puesto la vida. Eres lo que tienes. Y yo no tengo nada. Por eso soy una paria, la tonta que cae en todas las trampas sabiendo que son trampas.
 
 Estoy harta, aburrida de esta vida que no es vida, cansada de intentar mil historias que no me sacan del atolladero en el que me encuentro. Cada día se me ocurre una nueva idea, pero me pregunto para qué ponerla en funcionamiento, para qué ir hacia el fracaso otra vez. Me liaría con el mismísimo demonio si con ello obtuviera dinero. Dinero. Eso es lo que quiero. Dinero y sólo dinero. No me importa la fama, ni el ver mi nombre en un libro, ni alcanzar el éxito. Sólo me importa tener mis necesidades cubiertas, dejar de hacer constantemente cuentas, de multiplicar los panes y los peces echándole imaginación a la nada.
 
 Seguro que lo que leen este blog se escandalizan. Lo que se lleva en esta sociedad hipócrita es hablar de amor y de tonterías. ¿Qué demonios es el amor más que un producto con fecha de caducidad? Y sin dinero ya es imposible que exista. Sin dinero no existe nada, ni siquiera la vida es vida.
 
 
$$$$$$$$$$
 
Si no fueras el que dices
ni yo fuera la que amas,
una historia habría escrito
contigo enredado en mi mano,
esta derecha que esculpe
mármol en papeles blancos.
 
Quiero creer que no eres
un fantasma de otros lares.
 
Quiero crees que tú eres
un Quijote con caballo.
 
Quiero creer que soy yo
Dulcinea de agua salada,
con el mar como castillo
abierto para pasearlo
con tacones de jazmines
clavándose en crestas blancas.
 



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.