VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Friday, July 31, 2009

Amando en verso

Querido diario:
 
Hace tiempo que no escribo en este blog debido a mis muchas ocupaciones que son algo así como un puñado de negocios ruinosos que me dan de comer más mal que bien. No quiero hablar de eso. Este blog fue abierto en su día para patalear, para decir todo lo que nunca digo, para dejar plasmados tantos pensamientos que no expreso a viva voz.
 
Si opinas, te ganas un montón de enemistades. Yo ya hago enemistades callada. Si dijera todo lo que pienso, mi infinita cifra de enemigos dejaría corta la multiplicación de los panes y los peces.
 
Me detestan y lo sé. Creo que es algo que ya tengo asumido. Nunca cambiará. Sólo puedo engañarme o asumirlo. Hay personas que les caen bien a todo el mundo, suelen ser tontas, las hay que tienen un número similar de amistades y de enemistades, son los normales, y después estamos los bichos raros, poquitos, que le caemos mal hasta al agua del grifo.
 
Ayer escribí este poema que hoy cuelgo en este blog y que también anda por algún otro sitio. Me llamaron ésa. Así, sin cortarse, para que yo lo oyera. Ésa. ¿Te das cuenta, diario? Ya ni siquiera se dignan a referirse a mí  por mi nombre. Me sentí como cuando estás en una cola y la persona que tienes detrás empieza a empujarte intentando quitarte el espacio vital al que todos tenemos derecho. Ésa. Es una pena que yo sea tan rencorosa. La persona que se refirió a mí en esos términos no sabe lo guardadito que se lo tengo. Soy de las que pasa factura.
 
$$$$$
 
 
Un día desperté
y no tenía nombre;
era una cara,
un cuerpo,
el silencio...
 
No tenía nombre.
 
Seguí despertando
al oír el nombre
tirado en dos sílabas:
ésa, como si yo fuera
una mala cosa.