VIAJES DE ENSUEÑO

LO MÁS BARATO

Friday, July 14, 2017

Cervantes en la Casa de Eboli

Nunca pensé que la vida de Cervantes hubiera sido tan interesante hasta que leí Cervantes en la Casa de Eboli de Álvaro Espina, una novela que despertó mi curiosidad por la vida de este genio de las letras españolas. 

Con esto no quiero decir que me gustara la novela. Me pareció muy larga con sus interminables 800 páginas y 466 notas finales prescindibles para una persona que va a la trama, no a las explicaciones. La novela se centra en tres años de la vida de Cervantes, en los años en que España inicia su decadencia con guerras gratuitas en Flandes. Cervantes es el secretario privado de los Príncipes de Eboli y preceptor de su hija. 

Lo curioso es que este hombre todavía estaba estudiando. Estudia y empieza a escribir novelas como Galatea, pero pulicará mucho más tarde. Llegas a la conclusión de que no hubiera publicado en su vida si no se hubiera arrimado a la buena sombra de los Eboli y sus amigos. 

El Príncipe de Eboli es el ministro principal del Rey. Es decir, Cervantes está metido en la Corte. Era don Miguel enamoradizo y estaba en buen sitio para encontrar candidatas a compartir su existencia y su cama. Cervantes se enamora de la sobrina de su maestro, una profesora de música también metida en la Corte de los Reyes de España. 

La novela, como os dije, se te hace larga. La acabas porque está narrada en primera persona y vas descubriendo detalles sobre la vida de Cervantes que desconocías. Cervantes es el narrador predilecto de príncipes y princesas. Representan sus relatos en obras de teatro que los quitan del aburrimiento de no hacer nada. Suerte la de los principitos. 

Cervantes en la Casa de Eboli de Álvaro Espina es una autobiografía que Cervantes narra. Por eso en la cubierta del libro te ponen la firma del mismísimo Miguel de Cervantes escrita con una B que chirría en un apellido Cervantes que se escribe con v. Este Cervantes tan famoso era un poco analfabeto. En la novela nos lo muestra estudiando el Bachilleraro. Debía ser un Bachillerato más sencillo que el que estudiamos nosotros. 

Os recomiendo la novela pese a sus defectillos. Es mejorable, pero, resulta interesante ver a un Cervantes enamorado y trabajando para los ricos de Madrid.


-------------------------------------

http://modadebarrio.blogspot.com/