NOVEDADES

Wednesday, July 15, 2015

El último Premio Planeta

Las novelas galardonadas con el Premio Planeta no suelen ser de mi gusto. Acabo leyéndolas porque son libros que todo el mundo regala. Así llegan a mis manos y así las leo. 

La última es Milena O el Fémur Más Bello del Mundo de Jorge Zepeda Patterson, una novela que me gustó más que otros Premios Planetas. 

Nos habla de La belleza de Milena, una joven muy guapa a la que la belleza la lleva por el mal camino. Desde la adolescencia será una esclava sexual. Milena intentará huir cuando muere su protector, un magnate de la comunicación que sufre un fallo cardiaco mientras hace el acto sexual con ella. Milena no tiene otra opción que no sea la huida. Por eso marcha, temerosa de ser atrapada y acusada de haber matado al magnate. Cuano está huyendo encuentra a los Azules, un trío de justicieros formado por el periodista Tomás Arizmendi, la política Amelia Navarro y el especialista en alta seguridad, Jaime Lemus. Estas personas quieren protegerla. ¿Podrán hacerlo? Es entonces cuando el autor da un giro en la trama y nos habla del misterio que atesora Milena en su libreta negra y que supone su salvación y también su venganza. 

Esta novela tiene partes trepidantes. En sus páginas denuncia los abusos de poder y la corrupción de México. Se nota que el escritor sabe de lo que habla. Jorge Zepeda está considerado el Stieg Larson mejicano. Sus novelas se centran en la lucha contra las mafias locales. Tomás trabaja también en un periódico, El Mundo. 

Milena o el fémur más bello del mundo es una novela coral. Tiene gran cantidad de personajes. Los capítulos están titulados con los nombres de los personajes principales que aparecen en ellos y los hechos redactados se nos narran desde su punto de vista. 


Os recomiendo esta novela y también os recomiendo leer antes Los corruptores, la novela que inicia la historia. La prosa de Jorge Zepeda engancha, con un ritmo ágil, puro thriller. Este escritor hace unas descripciones muy detalladas de sus personajes, de los que llegamos a conocer hasta las cosas más nimias.